Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

DÉFICIT DE ATENCIÓN SIN HIPERACTIVIDAD (TDA)

especialidades  

Empezaremos definiendo que es el TDA-H. Barckley en 1990, describe así el
TDA-H:
"Es un trastorno del desarrollo caracterizado por niveles de falta de atención, sobreactividad, impulsividad inapropiados desde el punto de vista evolutivo. Estos síntomas se inician a menudo en la primera infancia, son de naturaleza relativamente crónica y no pueden atribuirse a alteraciones neurológicas, sensoriales, del lenguaje grave, a retraso mental a trastornos emocionales importantes. Estas dificultades se asocian normalmente a déficit en las conductas gobernadas por las reglas y a un determinado patrón de rendimiento"

¿Qué es el Déficit de atención con y sin Hiperactividad?

TDA/TDAH

Es un trastorno biológico de origen neurológico que afecta al sistema nervioso central. La causa actualmente es poco clara, probablemente intervienen factores genéticos y ambientales, y es la causa más frecuente de fracaso escolar y de problemas sociales. Aparece en la infancia y puede persistir y manifestarse en la edad adulta.

Se trata de un trastorno neurológico pues, en el que se han propuesto factores de origen genético (es decir, heredado, no adquirido en el curso de la vida) aunque no se descarta la influencia de factores que actuarían durante la gestación, el parto o el desarrollo infantil. El factor genético está demostrado, puesto que el TDA/H es entre 7 veces más frecuente en hermanos y entre 11 y 18 veces más frecuente en hermanos gemelos.

Existen dos sub tipos: El tipo predominantemente inatento o comúnmente llamado Trastorno por Déficit de Atención sin Hiperactividad (un TDA)

Y el tipo Déficit de Atención con Hiperactividad ( un TDAH)

TDA: las características más destacables son: Tienen una gran ?dispersión mental?, es decir, se distraen muy fácilmente. Les cuesta entender las cosas de un modo claro y rápido. Es como si casi nunca entendiesen las órdenes al cien por cien. Cualquier tarea que implique mucha atención o concentración les supone un esfuerzo titánico, y esta atención no siempre son capaces de mantener hasta el final. Tienen dificultad para organizarse. Son muy distraídos, se les olvida rápidamente de las cosas si no las han entendido claramente. Muchas veces son más lentos a la hora de ejecutar tareas. Suelen tener errores ortográficos. Tienen dificultad para aprender y recordar lo aprendido debido a que procesan la información de manera más superficial.

Quiero resaltar que en los niños con déficit de atención o TDA en los que se involucran la falta de atención y concentración así como también un comportamiento de distracción, no son excesivamente activos y tampoco interrumpen las clases, sin embargo, no suelen completar sus tareas, se distraen con facilidad, cometen errores imprudentes y evitan actividades que requieren trabajo mental continuo y de mucha concentración. Y como no suelen interrumpir, es más probable que dichos síntomas se pasen por alto. A estos niños casi siempre pasan por niños perezosos e irresponsables. Ellos representan el 30% de todos los individuos que padecen del TDAH.

Estos niños al estar normalmente inatentos, pierden mucha información, su tiempo cognitivo es más lento y por tanto, tienen problemas de retener nueva información y presentan problemas de memoria de trabajo.

En el Gabinete Psicopedagógico EVI contamos con los mejores test para la detección del TDA. Obtenemos además, un perfil de puntos fuertes y débiles que puede utilizarse para guiar la planificación de los programas de apoyo al desarrollo del niño.

Una vez detectada la dificultad, diseñamos un plan personalizado con el fin de brindarle la mejor solución.

Para ello, se trabaja en terapias individuales empleando juegos educativos, material didáctico, fichas personalizadas de refuerzo, actividades interactivas. Contamos para ello con los mejores materiales diseñados por especialistas en los problemas de lecto-escritura y con material generado por el propio gabinete según las necesidades particulares de cada uno.

El tratamiento Psicopedagógico que EVI propone, tiene como objetivos:

Favorecer la adaptación académica a través de un programa individual diseñado por el especialista en función de las características sintomatológicas y las circunstancias del caso: Mejora de la atención, impulsividad, hiperactividad, en el caso de que la hubiera,

Mejorar la capacidad cognitiva: entrenando y usando técnicas que favorezcan el desarrollo de las posibles áreas afectadas (memoria, percepción, flexibilidad cognitiva, ...).

Tratamiento de los aspectos conductuales: Para ello se hacen uso de técnicas que favorezcan la adaptación conductual del niño (Técnicas de modificación de conducta y/o técnicas cognitivo conductuales) Estas técnicas deberán de aplicarse en coordinación con el especialista y las personas que interactúan con el niño (padres, colegio, ...).

Asimismo, en caso de ser necesario, y según complejidad, se contempla el tratamiento farmacológico. Los fármacos más frecuentemente utilizados incluyen los Psicoestimulantes y la atomoxetina (Strattera). Este último no es un medicamento psicoestimulante ni derivado anfetamínico. Los Psicoestimulantes en general, aumentan los niveles de actividad cognitiva, y el estado de alerta y atención. Sin embargo, tienen algunos efectos secundarios que deberán ser controlados.

No obstante, no todos los casos deberán de tratarse con productos farmacológicos y en todo caso, será el neurólogo quien decida su utilización y la dosis adecuada.

Para más información sobre el TDA puede leer un artículo publicado en nuestro blog haciendo click aquí.